La banya rusa: tradición y ritual

Una tradición enraizada en el pueblo

Como nuestro misterioso personaje, siempre sentí curiosidad por aquello que los rusos llamaban “Banya” y que comparaban siempre con una sauna. Y sí, se parece a una sauna bastante, pero es mucho más.

Dicen que la misma palabra “banya” procede del griego antiguo y significa algo así como que “quito el dolor y la tristeza”. Y para los rusos es una tradición muy arraigada desde hace siglos ir a la banya siempre que puedan. Una visita a la banya puede mejorar la circulación, liberar toxinas y cantidad de cosas buenas más, algunas ciertas, otras, simplemente exageraciones rusas.

Decía que tiene un fuerte arraigo y es que ya aparecen referencias a la banya por el año 945, si bien solo en el siglo XVII se popularizaron y era fácil encontrarlas juntos a los ríos para el uso público. Servían como medida de salud e higiene para el pueblo.

En la antigua Rus, en las bodas se solía hacer una especie de despedida de soltero en las banyas, de manera separada. Después de la boda, la repetían, pero todos juntos. Y es que los rusos, no solo van a la banya a relajarse y por salud. Lo hacen sobre todo por socializar. Es muy común beber té u otras bebidas menos saludables, como cerveza o vodka, entre sesión y sesión.

Una de las películas más famosas rusas, si no la más, “La Ironía del destino” (Ирония судьбы, или С лёгким паром!) y que repiten cada fin de año en la TV, tiene como inicio a un grupo de amigos, celebrando una despedida de soltero en una banya rusa. Después todo se complica...

El Ritual

¿Cómo se prepara la banya? La forma siempre fue bastante fácil y la tradición continúa hasta hoy día. Lo primero es calentar una estufa de piedra. Después se echa agua sobre las piedras calientes y la sauna se llena de vapor. Tras desnudarse, desearse un buen baño, se colocan un gorro especial y pasan a la “parilka”, que es la zona más caliente de la banya. Dentro, se deben azotar unos a otros con ramas de abedul, previamente remojadas durante 30 minutos. Esto dicen que mejora la circulación.

Una vez azotados, para hacerlo bien y que sea una verdadera rusada, hay que salir y sumergirse o bien en agua helada, natural a ser posible, o en una piscina fría. También puede valer una ducha. Una vez remojados, se envuelven en sabanas y tomando té o cualquier otra bebida, charlan arreglando los problemas del mundo. El proceso se repite varias veces durante 2 o 3 horas.

Y tú, ¿te lo vas a perder en tu viaje a Rusia?

Fotos: Wikipedia, https://www.flickr.com/photos/cannonseat/

Espacio Más Instante

Instagram