Polonia tu viaje Arbeit macht frei (Auschwitz-Birkenau)

Arbeit macht frei (Auschwitz-Birkenau)

Vías de tren en Birkenau

Por qué no

Esta es la primera vez que os contamos algo fuera de lo normal en nuestras entradas sobre viajes. Quizá sea primera y la última, pero pensamos que, aunque provoque tristeza, debemos compartir con vosotros nuestra experiencia al visitar uno de los sitios más horribles que hemos podido pisar y sentir en nuestras vidas.

Si después de visitar Auschwithz y Birkenau no nos sentimos conmovidos y no se te ha caído alguna lágrima, deberías pensar que algo raro puede ocurrir contigo.

Auschwitz

Auschtwitz o Oświęcim en polaco fue el ejemplo más claro de la barbarie cometida por los nazis y una muestra clara de como una sola colilla puede quemar todo un bosque.

A pocos kilómetros de Cracovia se encuentran ambos campos, Auschwitz I y II (Birkenau). Los nazis eligieron este lugar después de anexionarse Polonia por ser un centro neurálgico de comunicaciones ferroviarias. Tenían en mente traer a judíos y otra población para ellos indeseable, de forma masiva. Y no había mejor lugar que Auschwitz.

La historia es de sobra conocida por todos. Más de 1.1 millones de personas perdieron sus vidas en los años que duró este infierno. Es irónico que fue el campo de concentración con la tasa más alta de supervivencia.

Birkenau

Si viajas Cracovia debería ser un lugar de obligada visita. No para disfrutar, pero si para entender la sociedad en la que vivimos y en lo que podemos convertirnos si volvemos a olvidar.

Quizá no lo sabías, pero como os hemos adelantado ya, son dos campos de concentración y no uno. El primero más pequeño, que fue donde si instauró la primera cámara de gas y quedó como un centro administrativo y el segundo, Birkenau, inmenso, donde se llevó a cabo esa maquinaria exterminadora y genocida.

El museo está lleno de historia, información y datos y más datos. Explican al detalle todo lo ocurrido. No solo hablan de judíos. Gitanos, prisioneros de guerra, gays, etc. Todos fueron víctimas de este horror.

Necesitarás varias horas para pasear por todos los pabellones y ver las distintas zonas de Auschwitz I.

Una de las sensaciones más conmovedoras que experimentamos fue al entrar todos juntos en la primera cámara de gas. Todos callados, en silencio…de uno en uno…Cuando salimos, las caras lo decían todo.

Birkenau

Y si de aquí sales tocado, cuando llegas a Birkenau y ves o mejor dicho casi no puedes ver, porque no te alcanza la vista y te explican el modus operandi nazi para aniquilar a todos los prisioneros, es cuando tu cabeza explota y tus emociones se desbordan. Si en este punto no se te han saltado las lágrimas, es en serio cuando deberías ir a un psicólogo…

Se respira una tranquilidad y paz muy extraña. En mitad del campo, con unos pocos barracones en pie y con muchos restos de lo que hubo. Las vías del tren tan icónicas…las alambradas, los puestos de vigía…Todo es familiar y a la vez inquietante.

En los pocos barracones que se salvaron del intento nazi de borrar las huellas de lo que hicieron, podemos ver como vivían los prisioneros. Sin palabras.

No serás la misma persona al salir de aquí, pero esperamos que seas mejor. O al menos es lo que queremos pensar de nosotros mismos.

Toda la visita al complejo os llevará gran parte del día. En tu visita a Cracovia, reserva un hueco para Auschwitz. La humanidad te lo agradecerá.

En recuerdo de los niños que sucumbieron en los campos de exterminio

Espacio Más Instante

Instagram