El Despertar de los Sentidos

EL DESPERTAR DE LOS SENTIDOS 

Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada (San Petersburgo)
Me ordené detenerme, tomarme mi tiempo y observar lo que me rodeaba, centrándome en los detalles, como debiera hacer con el resto de cosas bellas de mi vida

Me ordené detenerme, tomarme mi tiempo y observar lo que me rodeaba, centrándome en los detalles, como debiera hacer con el resto de cosas bellas de mi vida. Lo primero que percibí es que aquellos frescos que decoraban las paredes de la iglesia, no lo eran, se trataba de mosaicos. Poco a poco cobraron sentido y mis ojos se detenían en la decoración de una ventana, en los pequeños detalles que la hacían única entre las demás.

Caminé hasta el altar mayor, donde la obviedad de la mezcla de culturas de Bizancio, Constantinopla y Estambul se mostró tan evidente que me sentí feliz de despojarme de mi ignorancia. Lo oriental y lo occidental mezclados. En ese aspecto, creo que tenemos mucho que aprender de la historia.

Continué con la vista clavada en el techo, centrándome en los detalles. Poco a poco, buceé en el matiz de los colores, del azul que presidía las paredes.

Y al final, me detuve sorprendido por los rayos de un sol dorado sobre el lugar que justificaba toda aquella obra. Un pequeño espacio adoquinado, sencillo, empedrado, el lecho de muerte de un zar. Salí al exterior, donde me recibió uno de los canales de la ciudad, contento porque mis sentidos habían despertado, recuperando su utilidad, consiguiendo llevar lo que habían visto a un espacio seguro en mi memoria, donde perdurará.

INSTANTES EN PETER

Piérdete en San Petersburgo, a lo largo de la Avenida Nevsky, sus calles, sus canales. Sumérgete en sus instantes.

EL VIAJE SIGUE...

Un golpe directo a lo que queda de tu capacidad de sorpresa

Espacio Más Instante

Instagram