Imágenes que Crecen

IMÁGENES QUE CRECEN 

Atardecer en la Isla de San Pedro y San Pablo
Y tú, en el final de tu día, te irás a descansar, crecido.

Cuando cruzas el puente que te lleva a la isla de San Pedro y San Pablo ya se adivina lo que uno se va a encontrar. Te detienes en el puente un momento y observas el río y el otro lado de la ribera del Neva. La ciudad está iluminada con el foco de la luz del sol, horizontal, ofreciéndote la foto casi perfecta. Pero esto no es más que una muestra pequeñita de lo que se acerca.

Un camino adoquinado precede la entrada a la fortaleza que te recibe con su arco principal. Las antiguas dependencias de la fortaleza te saludan convertidas en museos. Pocos pasos más adelante la catedral de San Pedro y San Pablo te espera con su torre de aguja dorada, desafiando al cielo. Frente a ella, la antigua casa de la moneda y a un lado, otro arco. Puede que pase desapercibido para ti, pero deberías cruzarlo.

Ha llegado el momento de detenerte en el embarcadero que te encuentra. La imagen que adivinabas antes de entrar a la isla crece y se magnifica. No te resistas, estás atrapad@, pero no te conformes. Sigue el camino que transcurre junto a la muralla de la fortaleza y deja que tu mirada dialogue con el río y Peter. Llegarás a la playa, sí, la playa. Será difícil, pero si el tiempo acompaña quién sabe si podrás descalzarte, caminar sobre la arena y mojar tus pies en las aguas del Neva. Como un zar.

El sol se marchará y cederá su espacio a la noche, la imagen cambiará, la luz del sol se apagará y las luces de la ciudad iluminarán tu mirada. La imagen invertida, como un extraño negativo, crecerá y completará las emociones de tu paseo. Y tú, en el final de tu día, te irás a descansar, crecido.

INSTANTES EN PETER

Piérdete en San Petersburgo, a lo largo de la Avenida Nevsky, sus calles, sus canales. Sumérgete en sus instantes.

EL VIAJE SIGUE...

Un golpe directo a lo que queda de tu capacidad de sorpresa

Espacio Más Instante

Instagram